Opf

Entradas recientes y Noticias

01-02-2011

La solución para salir de la crisis…

Ahora es responsabilidad de todos invertir la tendencia. Después de estos años de crisis, hemos tenido tiempo suficiente para conocer a fondo las...

04-10-2010

¿Cuál es el futuro de mi Empresa?

“Lo único seguro en el futuro es que todo cambiará y tanto la complejidad como la competencia aumentarán”

20-03-2010

El 2010 acentuará las ineficiencias internas

Es un año en el que debemos hacer bien todo lo que debemos, o puede ser el principio del fin……

Inicio >>  Noticias  >>  La solución para salir de la crisis…

La solución para salir de la crisis…

Se inicia el 2011 con unas expectativas no muy positivas en general; pero SÍ ES POSIBLE SALIR DE LA CRISIS si se toman por parte de TODOS (Administración, Empresarios y Trabajadores) las medidas adecuadas.

Recientemente ha sido publicado un informe, elaborado sobre la crisis financiera, en el que se pone negro sobre blanco cuales han sido las causas que han provocado tan negativos efectos sobre nuestra economía. También ofrece las soluciones que obligatoriamente se tendrán que ejecutar, antes o después, para poder salir de la misma.

Como conclusión del estudio, también se puede extraer que la palabra PRODUCTIVIDAD no ha sido utilizada de manera generalizada en estos últimos tiempos. Por eso España ha caído a puestos de cola a nivel mundial. La productividad no es algo ajeno a ninguna empresa u organismo público. Para que un país aumente la productividad, se consigue mediante el incremento de productividad de sus empresas y organismos públicos. La productividad de un país, es la suma de las productividades de sus empresas y organismos públicos, y ahí estamos todos dentro. Por lo tanto la responsabilidad es de todos.

Se hace espacial hincapié en los excesos del sector inmobiliario, como todos ya sabíamos. A este respecto señalar que esta semana escuché una frase de un empresario industrial muy reconocido que me hizo reflexionar, decía algo así; “..había momentos en los que pensábamos que estábamos perdiendo el tiempo en nuestras empresas industriales, observando la facilidad de crecimiento y generación de riqueza del sector inmobiliario, donde hasta cualquiera sin experiencia hacía negocios lucrativos….”

Esta reflexión la hacía un empresario, líder en su sector, que da trabajo y mantiene a 500 familias directamente, más todos los proveedores locales que son muchos. La reflexión que yo hacía es: estuvo a punto de entrar en el sector inmobiliario y poner en riesgo su empresa industrial que ahora no mantendría a 500 familias ni a sus proveedores.

El exceso del sector inmobiliario ha causado claros daños en el resto:

  1. Consumo de recursos financieros de otros sectores productivos: es algo muy grave que está lastrando el crecimiento de otros sectores productivos, ya que la banca no presta dinero suficiente a los que podrían estar creando riqueza. No por que no quiera, sino porque tiene demasiados impagados y activos paralizados del sector inmobiliario. Puedo dar fe, que existen proyectos viables que generarían muchos puestos de trabajo y que están parados por falta de financiación.
  2. Sobrecoste de activos fijos en terrenos y construcciones: la burbuja hizo que las empresas pagasen “precios inflados” que ahora en el repago les ha dejado mermadas las capacidades financieras para invertir en activos productivos reales.
  3. Sobrecoste de las viviendas de los consumidores: la parte de renta que los consumidores están destinado al repago de sus “hipotecas infladas”, no está generando riqueza en la economía real de otros sectores productivos.
  4. Falta de desarrollo en el sector servicios: el volumen de negocio movido en el sector inmobiliario, no ha creado, por falta de demanda, un sector servicios fuerte y estable. Debido a que los objetivos del sector inmobiliario eran los de generación de riqueza rápida y con grandes márgenes comerciales. No fue necesario recurrir a servicios profesionales que aportasen valor, MEDIANTE EL INCREMENTO DE LA PRODUCITVIDAD, para poder conseguir márgenes industriales razonables del 5-10%. (sector inmobiliario trabajaba hasta con márgenes del 50-60% de media)

-A CONTINUACIÓN EL RESUMEN EJECUTIVO DE DICHO ESTUDIO:

ESTUDIO REALIZADO POR MCKINSEY + FEDEA

Resumen ejecutivo

España necesita crecer. Un crecimiento sostenido es la única vía para que España pueda acabar con el lastre social y económico que es el desempleo crónico de nuestra economía. Al mismo tiempo el crecimiento permite aumentar los ingresos del Estado y reducir el gasto como porcentaje del PIB, dando credibilidad al importante esfuerzo de consolidación fiscal que tenemos por delante.

En este estudio miramos hacia el futuro y tratamos de identificar las mejores oportunidades de crecimiento para España. En particular, tratamos de responder a dos pregunta claves: ¿Por qué motores de crecimiento deberá apostar España para retomar una senda de crecimiento estable? y ¿Qué palancas clave se deben impulsar para acelerar la captura de estas oportunidades?

Al último ciclo de crecimiento de España, para ser sostenible, le ha faltado el cimiento fundamental de la productividad. En efecto nuestros aumentos de productividad y por lo tanto de competitividad fueron claramente insuficientes con respecto a Europa y USA. En consecuencia, España necesita un nuevo modelo de crecimiento basado en un ciclo virtuoso de productividad, competitividad y, por ende, de una mayor capacidad para captar demanda externa y generar una demanda interna sostenible, y no basada en endeudamiento creciente.

Nuestro análisis sectorial nos conduce al resultado que España puede crear hasta 3 millones de empleos sostenibles si se toman las medidas adecuadas. Para ello destacamos dos “motores de crecimiento”:

1) Los Bienes Exportables y el Turismo. Estos dos grupos de sectores, aún no siendo los motores de crecimiento principales desde el punto de vista del empleo, sí pueden erigirse como “motores de arranque” ya que dependen de la demanda externa. Además estos sectores también juegan un papel fundamental en restablecer el equilibrio externo del país. Nuestra estimación es que el potencial de creación de empleo máximo en estos dos sectores es de 0,6 millones. La clave para ello es que España sea capaz de mantener una cuota de exportaciones saludable, orientándose en mayor medida a las nuevas fuentes de demanda global. Las palancas fundamentales para acelerar el crecimiento aquí serían el desarrollo de un plan agresivo de diplomacia económica y, con efecto más a medio plazo, un conjunto de políticas destinadas a promover la diferenciación/ innovación, la competitividad en costes (incluyendo palancas laborales) y la consolidación/ colaboración entre empresas.

2) Los Servicios: los sectores que tienen mayor potencial de empleo – los verdaderos motores de crecimiento de España a medio plazo – son, de forma tal vez algo sorprendente, los sectores de Servicios , es decir los Servicios Locales (p.ej. distribución minorista y mayorista de todo tipo de bienes y servicios) pero sobre todo los Servicios Empresariales. Estos engloban Ingenierías, Tecnologías de la Información, Servicios Jurídicos, Publicidad, Servicios de Internet, etc. España ha creado mucho menos empleo que el resto de Europa y que USA en estas actividades. A nivel ilustrativo, mientras que en Europa estos servicios han supuesto más del 15% del empleo creado entre 1995 y 2005, en España su aportación ha sido inferior al 5%. Nuestras estimaciones indican que si España logra acercarse a los niveles de productividad y empleo de países mas avanzados en este tipo de actividades puede crear hasta 2,5 millones de empleos sostenibles. Crear empleo de calidad en estos sectores no sólo tiene efectos directos, sino que podría servir para mejorar la productividad de las empresas en otras partes de nuestra economía. Para acelerar esta creación de empleo es necesario hacer que la regulación fomente la competencia e incremente el dinamismo del sector; favorecer la eficiencia de estos mercados con la creación de certificaciones abiertas que permitan diferenciar a los proveedores de calidad; y (esto es lo más importante) invertir en capital humano “profesional” (en gran parte, Formación Profesional) para tener técnicos en todas las áreas de futuro donde exista exceso de demanda.

Más allá de estos sectores, destacamos también otros que a pesar de su potencial de crecimiento limitado, es también importante abordar con políticas sectoriales específicas:

3) Infraestructura (transportes, telecomunicaciones, energía, etc.) donde

España parte de una buena posición pero donde debería asegurarse que la regulación sectorial contribuye a la productividad y competitividad de los sectores de crecimiento.

4) Construcción, donde los principales retos son acelerar la reestructuración del sector y gestionar de forma muy proactiva los efectos de esta reestructuración sobre el mercado de trabajo (mediante mejores políticas activas de empleo) y sobre el sector financiero (mediante la aceleración del reconocimiento de pérdidas, el ajuste del mercado inmobiliario y la recapitalización y reestructuración del sector financiero).

A partir de este análisis de las necesidades de cada sector es posible

organizar 7 grandes “temas” alrededor de los cuales estructurar un cambio radical de políticas para potenciar el crecimiento sostenible.

A. Apoyar a las empresas en su orientación al exterior, y en particular a las nuevas fuentes de crecimiento que representa por ejemplo, el mercado asiático.

B. Fomentar la creación de empresas con mayor tamaño. La productividad de las empresas españolas en cada tamaño es similar a la Europea, pero España tiene muchas más empresas pequeñas, que tienen además menor productividad que sus “equivalentes” europeas.

C. Hacer una reforma laboral en profundidad que simplifique, elimine dualidad, y descentralice sustancialmente la negociación colectiva. Esto facilitará la inversión en actividades de mayor valor añadido y la creación de empleo de calidad y permitirá que los salarios y condiciones laborales se ajusten a la realidad económica de cada empresa.

D. Garantizar la disponibilidad y/o acceso a un adecuado capital humano a todos los niveles. Es necesario en particular incrementar drásticamente la formación profesional y reformar en profundidad las políticas activas.

E. Simplificar radicalmente la regulación para facilitar la actividad empresarial, y la entrada y salida de nuevos competidores al/ del mercado. España ocupa, de acuerdo con el World Bank, el lugar 147 de 183 países del mundo donde es más complicado empezar un negocio.

F. Mejorar la actividad innovadora, en particular en aquellos sub-sectores donde esta sea la clave de competitividad y crecimiento (parte de los bienes exportables y de los servicios empresariales).

F. Promover la disponibilidad de capital para la iniciativa empresarial, en particular a través de la liberación de capital dedicado actualmente al sector inmobiliario

Finalmente, como describimos en el capítulo final de nuestro estudio, hemos analizado programas amplios de reforma y crecimiento en otros países que han sido ejecutados con éxito. Creemos que estos programas muestran que hay tres elementos clave de éxito para poner en marcha un programa como el que proponemos: (i) la movilización conjunta de la iniciativa privada y de la Administración en la definición de la aspiración y de las prioridades a acometer y su integración en un proyecto que represente ilusión para el conjunto de la sociedad; (ii) la creación de un programa integrado y consensuado de cambio, con iniciativas claras, responsables para su ejecución y un calendario detallado; y (iii) el seguimiento riguroso de la ejecución de dicho programa, en particular en base a métricas claras y objetivas.

En definitiva: visión, liderazgo, rigor. España está en una situación crítica pero el crecimiento es posible. Hay cosas que pueden y deben cambiar de forma inmediata para así construir los cimientos necesarios para dicho crecimiento. Confiamos en que nuestro estudio contribuya a empujar el éxito de estos esfuerzos de reforma.

OPF Consulting